Sunday, October 17, 2010

Cinema Paradiso

Director: Giuseppe Tornatore
Guión: Giuseppe Tornatore
Actores: Philippe Noiret, Salvatore Cascio, Marco Leonardi, Antonella Attili, Jacques Perrin, Agnese Nano y Brigitte Fosey
Año: 1988

Calificación: Dos conos de fritas.





Dígame, mi estimado lector, en su valiosa opinión: ¿es requisito indispensable para escribir una crítica de una película haber visto el film completo? Si ud. es una persona de esas que nunca emitiría una opinión en dichas circunstancias ni mucho menos tomaría en cuenta la de alguien que no haya visto la película en cuestión... desde ya le aviso: ni se moleste en seguir leyendo.

Si considera que hay excepciones en las cuales alguien puede permitirse criticar una película que no terminó de ver, espero me permita hacer mi crítica de Cinema Paradiso a pesar de que no vi la película entera. Confieso que sobreviví con los ojos abiertos soltanto cuarenta y cinco de los ciento y pico de minutos-chicle que dura.

Tengo una muy buena excusa. La historia tiene cero acción y un hilo tenue que enlaza distintas escenas de la vida de un chico cuyo único entretenimiento estaba en ir al cine y que después se hizo... director de cine. Las películas europeas tienen una tendencia a ser lentas. Esta no es la excepción.

Hay historias de tinte nostálgico que bien llevadas de atrapan y si el director sabe administrar los lugares comunes, los recursos cursis y los golpes bajos, hasta te emocionan.

Lo dice alguien que lloró con los títulos de Filadelfia. Con los de la apertura, no los del final. Y no es mi culpa. Yo sabía que el tipo se moría al final de la pelicula. Y lo primero que ves cuando empieza son imágenes de personas felices en tonos sepia y de fondo ese tema que es un dedo en el ojo: o llorás, o llorás.

Había material en mí para que el director de Cinema Paradiso (Giuseppe Tornatore) me tocara, me enganchara, me emocionara. Pero no, me sofocó. Me aburrió. Ya a los veinte minutos me quería ir a dormir y eso que eran las nueve y media de la noche.

La película empieza cuando el protagonista, ya adulto, se entera de la muerte de un hombre que en su niñez lo fue todo para él: el proyector de las películas del cine de su pueblo. Ya está. Eso es todo.

Ahorrate el resto porque lo que queda de la peli (bueno, al menos los otros 43 minutos que ví después de esa primera escena) desempolva recuerdos simplones de aquella niñez y juventud: la vida del pueblo en la post guerra, las costumbres ya desaparecidas, los orígenes del cine y su esplendor durante la edad de oro...

Ufff. Soporífero.

Considero que si este film ganó un Oscar y otros premios es estrictamente porque tocó un tema suceptible en el mundillo del cine allá por el año en que se estrenó: muchachos, con esto del home video (ahora el DVD) se acaban las salas llenas.

Paradógicamente, películas como estas son las que hacen que mucha gente prefiera comerse el garrón en la casa con un DVD trucho que compraron en el tren por 5 pesos y no arriezgarse a pagar una fortuna e ir al cine a dormir la mona. He dicho.

Nota: Mi calificación fue de "Dos conos de fritas" solo por darle en beneficio de la duda. Al fin y al cabo, capaz en la otra mitad de la peli remonta un poco. ¬¬

4 comentarios:

Cat said...

¡Mirá, mamá!
¡Me publicaron una crítica en Noche de Peli!

:P

MaRiAnO said...

una joya del cine europeo...

es un cine complicado, no lo discuto...

calidez, hermosa fotografia, profundidad, valores humanos, en fin: pochocleros hollywoodenses abstenerse...

Cat said...

MaRiAnO

Entré a discutirte lo de "pochocleros...", pero vi en tu perfil que seguís a Alberto Montt, eso te disculpa cualquier cosa. ;)

Gracias por comentar mi crítica!

Terepa said...

Yo la he visto completa... y varias veces, la verdad me gusta bastante... supongo es asunto de gustos...