Monday, February 8, 2010

El Secreto de sus Ojos

Encontre esta critica que me gusto.



El rasgo esquizo
Por Fernando Martín Peña
Cuando un éxito cinematográfico encuentra su clave en tranquilizar al espectador.

El éxito impresiona pero no necesariamente convence. El secreto de sus ojos es la película argentina más exitosa del año pero carece de la homogeneidad de otros films de Campanella (Luna de Avellaneda, El hijo de la novia o El mismo amor, la misma lluvia) hasta el extremo de alcanzar cierta curiosa esquizofrenia. Ésta es la primera vez que el director se aparta del excelente guionista Fernando Castets (el propio Campanella se ocupó de la adaptación junto con el autor de la novela Eduardo Sacheri) por lo que resulta tentador –aunque indemostrable– adjudicar los desajustes del film a esa ausencia.

El rasgo esquizofrénico más evidente es el choque entre la lógica del cine de género (el film intenta por lo menos dos, de manera simultánea: el policial y la comedia romántica) con las características de un contexto político muy preciso (la Argentina de 1974). Pero los géneros tienen reglas más o menos claras, definidas a lo largo de décadas de cine clásico, que desbordan el anclaje en esa realidad. Campanella construye sus personajes con la convicción arquetípica que le permiten la tradición narrativa clásica y el carisma de sus tres intérpretes principales, pero luego esos arquetipos chocan contra las exigencias del contexto. Si la acción transcurriese en un período más indefinido, el primer enfrentamiento idealista de Darín a los gritos contra los apremios ilegales propiciados por un superior negligente serviría para establecer los rasgos nobles del protagonista, recurso típico y legítimo del clasicismo que además propicia la identificación del espectador. Pero luego resulta que el propio Darín viola un domicilio ajeno, roba pruebas e interroga ilegalmente a su sospechoso, convencido de su culpabilidad sólo “por una corazonada” y Campanella trata casi todo ello con la ligereza de un paso de comedia, en contraste con la sordidez expresionista del episodio policial que Darín había censurado antes. Es decir que la ilegalidad policial es mala porque está perpetrada por gente innoble y fea, mientras que la ilegalidad de Darín es positiva, divertida y permisible. Harry, el Sucio también violaba la ley varias veces pero por lo menos algo le pasaba por dentro, porque al final tiraba la placa. Además, identificarse con él era incómodo, mientras que aquí Darín (y nosotros con él) ejerce la ilegalidad como quien comete una travesura.

No puede sorprender entonces, siguiendo esa lógica dislocada, que Campanella sostenga la noción de que las AAA se integraron sacando de las cárceles a asesinos y violadores, cuando la gran mayoría de esos individuos, así como los represores que vinieron después, salieron de la misma clase que ahora llena los cines para ver El secreto de sus ojos. Esa realidad es tan difícil de explicar y asumir que Campanella no lo intenta y prefiere inventar monstruos. Su público encuentra tranquilizador creer en ellos y retirarse de la sala persuadido, una vez más, de que los malos son los otros y las culpas son ajenas.


Fuente: La Mujer de mi Vida


4 comentarios:

La Garrapata Vegetariana said...

"Encontre esta critica que me gusto."

¿Ya estamos robando post?
¿Tan bajo hemos caido?

Estamos en la semana 6 del año y todavía no se publicaron "Lo mejor y lo peor del 2009".

¡Quiero el libró de quejas!

¿Es que acaso mi dinero no vale?

Lihuelatido said...

Hola gente!

Mi nombre es Nadia y estoy trabajando en un bar de cine. Se llama Profondo Rosso y está ubicado en el barrio de Almagro.
Estamos armando una base de datos con los blogs dedicados al cine que puedan estar interesados en difundir nuestra programación y -¿por qué no?- aportar a nuestra propuesta, organizando su propio ciclo de películas.

Lamentablemete no pude encontrar un mail donde comunicarme directamente.
Si les interesa la propuesta pueden escribirme a nadiaosorio@gmail.com y quedamos en contacto para un futuro intercambio.

Nuestra página está en pleno desarrollo, pero pueden ver algo de nuestro espacio en facebook, buscando Profondo Rosso.

Saludos

Nadia Lihuel

Lu said...

Me parece perfecto que la hayas subido, es buenísima la crítica! Me encanta!

MaRiAnO said...

una pelicula que nos hicieron comer como buen cine a fuerza de pura moralina... decir que la pelicula era mala fue practicamente visto como traicion a la patria y casi alcanzo la excomunion...

la pelicula no puede ser la mejor pelicula argentina porque no es estilo de cine argentino... pero puede ganar el oscar porque es un estilo de pelicula que participaria en un oscar... de nuevo nos hacen creer que el mejor producto argentino es algo hecho aca, pero con los modismos de otro lugar... identidad cultural, ¿donde estas?

trapero y su leonera es muucho mas nuestro que esa cosa...

saludos